Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 julio 2011

Un aspecto de la vida social y política del pueblo azerbaiyaní que apenas es conocido en Europa, tiene que ver con su intensiva presencia en la República islámica de Irán. Ya dejé anotado en la primera de las entradas que dediqué este país caucásico que, durante la mayor parte del siglo XIX, el territorio ocupado por los azerbaiyaníes estuvo dividido en dos partes; la del norte, que se encuadró en el Imperio de los zares y la del sur, que quedó adscrita a la antigua monarquía persa.

Imagen de Pishevarí en el parque de los próceres de Bakú

La revolución de octubre provocó la caía del edificio zarista, haciendo posible, con la ayuda de Turquía, la constitución, en 1918, del Estado independiente de Azerbaiyán. Pero la nueva República se erigió, exclusivamente, sobre las tierras azeríes del norte. Y tras la revolución islámica de los setenta, han pasado a depender de Irán. Las del sur, siguieron sometidas a la jurisdicción del Sha.

Cuando la URSS se anexionó el Estado de Azerbaiyán, en los años veinte del siglo veinte, volvió a editarse el mapa decimonónico: soviéticos al norte y persas o iraníes en el sur. Pero el estallido que hace dos décadas experimentó el orbe soviético, reestableció la independencia de Azerbaiyán y desembocó en la situación actual.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

En todas las entrevistas políticas que mantuvimos en Azerbaiyán -insisto, en todas, sin una sola excepción- nuestros interlocutores hicieron referencia al conflicto de Nagorno-Karabaj; un enclave, situado en la mitad occidental del territorio azerí, que está ocupado por Armenia y férreamente vigilado por su Ejército. Se trata de un conflicto muy antiguo que ha provocado cruentos enfrentamientos bélicos entre ambos países y todavía hoy suscita en los azerbayaníes un profundo sentimiento de rabia, impotencia y agravio.

Mapa expuesto en el Museo de la Historia de Bakú, donde se pueden ver las fronteras de Azerbaiyán cuando se constituyó como Estado independiente en 1918.

Tras la revolución rusa de 1917, la parte norte de Azerbaiyán que, en el Tratado de Turkmanchai de 1828 había sido asignada al Imperio zarista, pudo constituírse, con el apoyo de los turcos, en un Estado independiente: la República de Azerbaiyán. En el Museo de la Historia de Bakú se expone un mapa de la época en el que se puede comprobar que el perímetro definido por las fronteras de aquél Estado, incluía el territorio de Quarabag; una voz que, según afirman los azerbaiyaníes, no es de raíz lingüística armenia, sino azerí. Significa, siempre según su tesis, algo así como huerto fértil. Pero en 1920, el recién estrenado Estado fue invadido por el ejército rojo, que forzó su transformación en república socialista soviética. Y así es como, entre 1922 y 1936, Azerbaiyán formó parte de la Federación de Transcaucasía y en este último año accedió al estatuto de república federativa de la URSS.

(más…)

Read Full Post »

El escritor inglés Rudyard Kipling ha escrito, a propósito de las iniciativas políticas tendentes a impulsar el llamado “Diálogo de civilizaciones” que “el oriente es el oriente y el occidente es el occidente, por lo que nunca se encontrarán”. Pues bien, el líder del Partido de las Reformas Democráticas de Azerbaiyán, Asim Mollazade, con quien mantuvimos una grata entrevista en la sede del Parlamento, replica al autor británico observando que, si realmente ha escrito eso, es porque nunca ha visitado Azerbaiyán, que es -asegura- el punto geográfico en el que se dan la mano el este y el oeste. Ya en 1918 -añade con el propósito de alimentar su tesis con datos históricos- esta República caucásica se convirtió en el primer país de mayoría musulmana que instauró un régimen político respetuoso con el pluralismo religioso, la libertad ideológica y el derecho a informar libremente. Y aun hoy en día -remata- sigue siendo una nación a la que la profesión de fe islámica de la mayoría de sus habitantes, no le impide practicar la tolerancia religiosa -en la capital, las mezquitas se mezclan con iglesias cristianas de diferentes confesiones y con varias sinagogas- y el pluralismo político.

Los azerbayaníes acentúan estos aspectos de su historia y de su realidad política actual, para concluir afirmando su inequívoca vocación euroatlántica. No rompen con el oriente, pero fijan la mirada en el occidente. De alguna manera, hacen de puente entre los dos mundos, danto testimonio vivo de que el encuentro entre ambos es posible.

(más…)

Read Full Post »

El lunes de esta semana, día 25 de julio, era festivo en Euskadi. También en Madrid tenía carácter de feriado. La atmósfera vacacional era claramente perceptible en los aeropuertos de Loiu y Barajas. No así en el de Estambul, donde reinaba el trasiego habitual. Se nota el papel de gozne que este aeropuerto desempeña en el intenso tráfico aéreo que comunica el oriente con el occidente. Europeos con uniforme de ejecutivo se dan cita en sus terminales y salas de espera, con cientos de musulmanes, de los más diversos orígenes geográficos, rigurosamente ataviados a la usanza típica de su religión.  Al aeropuerto Atatürk es un auténtico crisol de culturas y de lenguas. Ya avanzada la tarde, volví a embarcar de nuevo -era el tercer avión que tomaba en la jornada- con rumbo al aeropuerto Heydar Aliyev de Bakú. El desplazamiento tenía lugar en el marco del viaje que una delegación de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados ha llevado a cabo a Azerbaiyán, invitado por el Parlamento de este país, en el marco del conjunto de actos que está llevando a cabo para festejar el vigésimo aniversario de su independencia.

Frente a la sede del Parlamento de Azerbaiyán

Aunque la atropellada celeridad con la que se producen las noticias en este comienzo de siglo, haga, con frecuencia que, los acontecimientos de hoy eclipsen a los de ayer y condenen al olvido a los de anteayer, en el mes de agosto que está a punto de comenzar se cumplirán dos décadas -exactamente veinte años- del frustrado golpe de Estado contra Gorbachov que provocó el estallido de la URSS y abrió paso a la independencia de las antiguas repúblicas soviéticas de Estonia, Letonia, Lituania, Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Tayikistán, Kirguizistán y Moldavia. El comunismo soviético fue una auténtica cárcel de naciones. El derecho de autodeterminación, sobre el que tan enfáticamente teorizó Lenin -y también Stalin- pasó a desempeñar un papel meramente ornamental en la Constitución de la URSS. Se reconocía, en un plano teórico, el derecho de todas las repúblicas que integraban la Unión a romper lazos con la misma, pero la bota de Moscú -la bota militar, obviamente- se ocupaba de abortar con métodos expeditivos los más leves intentos que afrontar su efectivo ejercicio.

(más…)

Read Full Post »

En los aeropuertos se percibe claramente el aire vacacional que emana del estío. El paisaje humano que puebla las terminales y hace fila frente a los mostradores de embarque, se ha transformado de modo radical durante el último mes. Ya no predominan, como en invierno, los trajes grises, las corbatas serias y los negros maletines de negocios. Se imponen las mochilas, los pantalones cortos y las sandalias. El ademán de los viajeros es, también, diferente al habitual. Del gesto grave que marca al que vuela por motivos de trabajo, hemos pasado al semblante risueño del que arranca sus vacaciones o regresa, relajado, del descanso anual. Resulta estimulante ver a la gente irse de vacaciones. Las aglomeraciones de los aeródromos ponen de manifiesto que la crisis económica no ha llegado tan lejos como en ocasiones nos hacen creer.

Miguel Sebastián sin corbata; la estrella mediática del último Pleno

Este año, a los diputados nos ha tocado lidiar con un mes de julio rebosante de actividades parlamentarias. La semana pasada tuvimos un pleno de tres días y esta última semana hemos tenido que afrontar, también, un orden del día bastante denso, que se ha desarrollado entre el martes y el jueves. Más aún, incluso la semana próxima -la última del mes de julio- estamos convocados a una sesión plenaria en la que Zapatero comparecerá para dar cuenta de lo tratado en la última cumbre europea.

(más…)

Read Full Post »

En el mundo académico, se acostumbra a señalar con el calificativo de seminales aquellos trabajos de investigación que fecundan la tarea de los científicos, sentando las bases de una ampliación cualitativa de los horizontes del conocimiento. En el momento en el que se llevan a cabo, no siempre resulta posible percibir su potencialidad y vaticinar el desarrollo que han de tener en el futuro. Y en la mayoría de los casos, sólo pasan a reconocerse como seminales cuando el transcurso del tiempo permite apreciar que fueron decisivos para abrir líneas de estudio que con posterioridad han rendido grandes frutos en la ardua lucha que todos los científicos libran contra las tinieblas del desconocimiento. Hay ocasiones, sin embargo, en las que, desde el mismo momento en el que se producen, se puede intuir que, pese a su modestia, una determinada investigación abre el paso hacia rutas investigadoras enormemente esperanzadoras.

También en política sucede a veces que un determinado acontecimiento, aparentemente anecdótico o irrelevante, constituye el germen de una gran renovación en el escenario político o de un notable cambio de panorama. La historia registra numerosos ejemplos de hechos inicialmente intranscendentes que, sin embargo, constituyeron el embrión de grandes transformaciones sociales y políticas.

Estos últimos días han tenido lugar una serie de hechos políticos que podrían llegar a alcanzar -veremos si el paso del tiempo avala o desautoriza estas impresiones iniciales- la categoría de seminales. Hechos que no parecen revestir especial transcendencia, pero que podrían -insisto en el uso del condicional- encerrar la clave de lo que marcará la cotidianeidad política de los próximos años.

(más…)

Read Full Post »

No es la primera vez que escribo sobre esa sutil campaña que, desde hace ya algún tiempo, preconiza, explícita o tácitamente, la necesidad de reforzar las instituciones centrales del Estado sobre la base de recuperar parte de las competencias estatutariamente atribuidas a las Comunidades Autónomas. En un principio, esta campaña se apoyaba sobre bases estrictamente ideológicas. Venía auspiciada, más o menos abiertamente, por exaltados nacionalistas españoles, para los que la España fuerte que desean, sólo puede darse sobre la base de una desmesurada concentración de poder en las instituciones centrales del Estado, por  jacobinos impenitentes, firmemente convencidos de que las fórmulas más efectivas de organizar la distribución territorial de poder son las de corte centralista y por grupos de interés, bien organizados, a los que, sencillamente, la concentración de todo el poder en la capital -es decir, en el centro- les había ido muy bien en el pasado y no estaban por la labor ceder posiciones frente a posibles competidores.

Estos colectivos, que han nutrido varias generaciones de elites políticas en el Estado español, siempre han mirado con desconfianza y recelo al proceso de descentralización política abierto a partir de 1978. Nunca han mostrado simpatía hacia los procesos autonómicos, ni han prestado el más mínimo apoyo al Estado compuesto resultante de la experiencia estatutaria de los últimos treinta años. Se han limitado a convivir civilizadamente con él, puesto que no podían impedir su desarrollo y han produrado adaptarse a sus requerimientos aunque, eso sí, sin renunciar un ápice a sus personales postulados políticos.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »