Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘atuneros-congeladores’

Gaur goizean, Bilbo erditik nenbilela, Mungiako lagun batek esan dit: “Bermiotar bat dago Abijanen, hango gerratearen erdian”. Ez dut esaldia ulertu. Edo zehatzago esateko, ez dut ondo ulertu esaldi horretik zer esan nahi zidan. Baina bermeotar bat Abijanen egotea hain arraroa ez denez, eta une horretan nahiko presaka nenbilenez, erantzun honekin itxi dut elkarrizketa: “Bat bakarrik? Hori ez dok berria gizona! Abijaneko portuan, bermeotarrak, Bilboko portuan baino ezagunagoak dozak”.

Eta egia da. XX mendeko 50 hamarkadaren amaieran, Bermeoko baxurako ontziak Kantauriko itsasoa utzi eta Atlantikoko ur tropikaletara atun bila joaten hasi zirenean, sartaldeko Afrikako hiru portu nagusi hartu zuten babesleku: Dakar, Freetown eta Abijan. Hori dela eta, hiru izen horiek izen ezagun-ezagunetan bihurtu ziren bermeotarren artean. Orain, komunikabideen eragina dela eta, edozeinek ezagutzen ditu hiri horiek. Baina sasoi haietan, duela berrogeita hamar urte, jende irakurriak eta ibiliak bakarrik zekien hiri horien berri. Bermeon, ordea,  umeentzat ere ezagunak ziren; batek ez bazen besteak, aita, osaba ala anai nagusia, Dakarren, Freetownen ala Abijanen zeuzkalako. Monrovian ere bai, egia da, baina herri honen izena ez zen horren beste entzuten  nire gaztaroko bermeotarren ahoan. Nik hala gogoratzen dut behintzat.

(más…)

Read Full Post »

Esta mañana la vicepresidenta primera del Gobierno ha comparecido ante el Pleno del Congreso, para dar cuenta de la gestión que el ejecutivo ha llevado a cabo en relación con el secuestro del Alakrana. Todos los grupos parlamentarios -aunque con diferentes grados y matices- hemos encontrado motivos para la crítica y el reproche. Quien más quien menos, ha acusado al Gobierno de descoordinación, de improvisación, de desorden y de haber faltado a la verdad en más de una de sus comunicaciones públicas. Cuando se ha sentido acorralada, la vicepresidenta ha apelado a la seguridad para no responder a los requerimientos de los portavoces con la claridad que estos le pedían. Es un recurso habitual en este tipo de situaciones. La invocación de la seguridad desconcierta a todos, aunque nadie sepa a ciencia cierta si, tras ella, se oculta, de verdad, una información que el interés general aconseja mantener en secreto o se trata, sencillamente, de una coartada para encubrir la chapuza.

(más…)

Read Full Post »

Después de 47 angustiosos días de ansiedad y agitación, el secuestro del Alakrana ha tocado a su fin. Y como ocurre siempre que se atraviesa un periodo de intensa presión emocional, el alivio inicial ha dado paso al desconcierto. Durante las últimas semanas hemos anhelado con tanta fuerza la liberación del buque y sus tripulantes que, una vez producida ésta, son muchos los que se preguntan, acuciados por la inercia, cual es el objetivo que ahora nos hemos de trazar. Qué es, en definitiva, lo que ahora hemos de hacer.

Anochece en Bermeo

Algunos aspiran, sin apenas disimularlo, a que el happy end lo eclipse todo. Bien está lo que bien acaba -aseguran- y no es el momento de aguar la fiesta con gestos, actitudes y planteamientos críticos que puedan contribuir a ensombrecer la euforia del momento. No por casualidad, los que así piensan coinciden, en buena medida, con aquellos que, una semana antes de que el atunero cayera en manos de los piratas somalíes, rechazaban en el Congreso de los Diputados la adopción de las medidas de seguridad que hubiesen podido evitarlo. Su objetivo es claro: ocultar los problemas y eludir responsabilidades. Y en esto es preciso reconocerles una coherencia impecable. Antes de que estallara la crisis del Alakrana, ignoraron, con displicencia, los problemas de seguridad que afectan a los atuneros del Índico. Y ahora, una vez resuelta -suponiendo que lo esté del todo, que ya es mucho suponer-, pretenden volver a la situación anterior y actuar como si nada hubiese ocurrido durante los últimos dos meses.

(más…)

Read Full Post »

Ayer sucedió en el Congreso algo muy curioso. Por la mañana, se debatía una moción del PP en la que se planteaban medidas para reforzar la seguridad de la flota pesquera de pabellón español que trabaja en el Indico. Tras la liberación del Alakrana, la iniciativa había perdido la rabiosa actualidad que le acompañaba en el momento en el que fue registrada, pero mentiría quien afirmase que el asunto ha perdido todo su interés informativo. Nada más lejos de la realidad. Las andanzas de los piratas somalíes por los mares del Cuerno de Africa, sigue constituyendo un asunto candente, que despierta interés en periodistas y ciudadanos. 

En la bendición del Txori Gorri, a finales de 2008, junto al capitán del atunero -a mi izquierda- y unos amigos.

A primera hora, las versiones digitales de algunos diarios daban cuenta de que el atunero bermeano Txori Gorri, que desarrolla su actividad extractiva en aquellos mares, había sido atacado por un esquife pirata, logrando repeler la agresión merced a las fuerzas de seguridad que llevaba a bordo. Durante su intervención, José Ramón Beloki se hizo eco del hecho con el fin de hacer notar que, contra lo que pudiera parecer, el fin del secuestro del Alakrana no había acabado con el problema de la seguridad naval del Indico. Beloki no disponía más información que la que le había llegado a través de los periódicos de la red. Pero al decirlo desde la tribuna, las agencias de prensa registraron el dato y lo difundieron a los cuatro vientos a través de los teletipos.

(más…)

Read Full Post »

Cuando el secuestro del Playa de Bakio tocó a su fin, hace ya 19 meses, escribí en este blog una entrada (ver el título Son una inmensa máquina propagandística, publicado el 30 de abril de 2008) en la que expresaba mi más sincera admiración por la destreza -y el descaro- con los que el Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero manipuló la información y los medios que la administran, con el fin de transmitir a la opinión pública la falsa imagen de un Ejecutivo que había afrontado el episodio como un auténtico angel de la guarda, que anticipó los acontecimientos y veló, sin desmayo, por la seguridad de los atuneros que faenan en el Océano Índico. 

Hasta que estalló la crisis, el Gobierno se había desentendido del asunto, rechazando, despreciando -y hasta incumpliendo- las iniciativas parlamentarias que le instaban a cubrir la seguridad de estas embarcaciones. Pero tan pronto como se produjo la liberación, los mismos ministros que nos miraban con displicencia a los parlamentarios que les apremiábamos a adoptar las medidas necesarias para evitar ataques y secuestros, corrieron raudos a sacarse la foto triunfal con unos hombres que, después de una experiencia convulsa y un  vuelo extenuante, llegaban a Torrejón cansados, desorientados e inevitablemente alterados en sus constantes afectivas.

(más…)

Read Full Post »

Berri zoragarria jaso dugu gaur. Alakran atunontzia aske utzi dute bahituta zeukaten itsas-lapurrek eta Seychelles irletako bidea hartu du. Hestualdi oso gogorrak jasan ostean, libre daude barruko gizonak, arnasa sakon-sakon hartzen eta tentsio guztiak askatzen. Poza adierazteko eguna da. Hainbeste egunetan bila-bila ibili garen helburua bete delako. Azkenean ere, askatuak izan dira Somaliako kostalde igartuan preso zeuden gure arrantzaleak.

Alakrana, libre berriz ere

Zorionak. Zorionak guztiei. Zorionak, lehenengo eta behin barruko gizon guztiei, amaitu zaielako azken 47 egunetan bizi izan duten gurutzbidea. Zorionak, bigarrenez, euren senditartekoei, hamaika neke eta tentsio bizi eta gero, hainbeste desiatzen zutena lortzeko bidean daudelako. Eta Zorionak, baita ere, Kepa Etxebarria armodoreari, bukatu zaizkiolako bizi behar izan dituen egun artegatsu eta gogorrak.

Zorionak guztioi, eta besarkada hestu bat. Zuekin jarraitzen dugu azken zazpi asteetan zuen ondoan egon garenok.

Read Full Post »

Recuerdo que, cuando era niño mi padre conducía un magnífico Chevrolet made in USA, de color granate y cubierta blanca. Era un automóvil sensacional: espacioso, original y potente. O así, al menos, me lo parecía a mí, que no perdía ocasión para penetrar en su interior y hurgar por todos los rincones. Le acompañaba, además, una leyenda gloriosa, que estimulaba activamente mi infantil imaginación. Era un vehículo de quinta mano. Antes que a mi padre había pertenecido a otros cuatro propietarios; algunos de los cuales, por cierto, habían sido nada menos que ciudadanos norteamericanos. La aventura de reconstruir la cadena de titulares que se habían sucedido en la propiedad del coche me seducía tanto que ocupé largos ratos de mi tierna infancia imaginando a los que podían haber ocupado aquellos mismos asientos desde que salió de la fábrica hasta que, varios lustros después, llegó a manos de mi padre.  En la familia circulaba la especie de que había pertenecido a un alto funcionario de la Embajada de los EEUU en Madrid, que fue quien lo trasladó desde Washington. Sensacional. Aquel coche formó parte esencial de mi imaginario infantil. Todavía lo recuerdo con especial cariño. Después, fue sustituido por un Seat 1500 fabricado en España. Pero aunque este último era de primera mano, ya nada fue igual. El Seat era un coche sin historia, que carecía de fuerza evocadora. Un vehículo normal. Del montón. Exactamente igual a tantos otros que circulaban por nuestras calles y viales.

El Chevrolet de mi padre, fotografiado en la "lamera" de Bermeo, en los primeros años sesenta

Hace algún tiempo me encontré en La Habana un Chevrolet idéntico -o, cuando menos, muy parecido- al que tenía mi padre. Todavía es posible toparse con este tipo de joyas en las carreteras cubanas. Lo examiné con detenimiento, rescatanto de los registros pasivos de mi memoria, algunos pasajes de la infancia que la vista del vehículo me hizo recordar. Un botón situado en el extremo derecho del cuadro de mandos, despertó en mí un recuerdo curioso. Por su forma o por su color -no soy capaz de identificar la causa con exactitud- aquel botón provocaba en mí una extraña atracción. Una atracción tan intensa,  que una incontenible fuerza interior me impelía a tocarlo cada dos por tres. Pero mi padre, siempre alerta al volante, me reprendía con gesto severo cada vez que lo intentaba: Ez ikutu hori!

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »