Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 julio 2011

Las consideraciones críticas sobre la calidad de la democracia española pertenecían, hasta hace muy poco tiempo, al dominio casi exclusivo del nacionalismo vasco. Rara vez se escuchaban tachas o descalificaciones del modelo constitucional español o de su plasmación práctica, procedentes de otros colectivos o entornos políticos. Existían -no lo niego- pero eran pocas y poco audibles. Lo habitual era más bien lo contrario: que frente a los reproches que emanaban del nacionalismo vasco -cada vez que denunciaba la baja calidad de la democracia española poniendo al descubierto la legislación restrictiva de derechos, las ilegalizaciones de partidos políticos, los cierres de periódicos, la inexistencia de un modelo de auténtica división de poderes o las magras garantías que amparan a los detenidos en el marco de la legislación antiterrorista- se cerrasen filas en torno a la consigna de que la transición fue modélica y de que el rendimiento actual de la democracia española se sitúa en niveles homologables a los que cualquier otro país de la órbita occidental.

Pero en cuestión de semanas, lo que hasta ayer era un fenómeno casi exclusivo del nacionalismo vasco, se ha convertido en un lugar común compartido, al parecer, por amplísimas capas de población. Todo el mundo parece admitir ahora que la democracia española tiene fallas, defectos y lagunas. Que es mejorable, vamos. Algunos -que han contado, por cierto, con un extraordinario respaldo mediático- hasta han llegado a sostener que la democracia española no es una democracia real. Ahí es nada. Más aún, los mismos que hasta ayer rechazaban con aspavientos muy aparentes los ecos procedentes de Euskadi que hablaban, en tono crítico, de la baja calidad de la democracia española, parecen dispuestos ahora a promover un intenso plan de reformas para retocarlo casi todo: la participación ciudadana, el sistema electoral, los derechos fundamentales, la división de poderes, etcétera. Resulta sumamente curioso observar la facilidad y rapidez con la que determinados debates que hasta ayer estaban proscritos y hasta anatematizados, se han situado hoy en el corazón mismo de la atención pública. Ayer no eran más que una coartada al servicio de los antisistema y los terroristas. Hoy, son la expresión más pulcra de la corrección política, que debe “escuchar” lo que pide el pueblo.

(más…)

Read Full Post »

Gaur eguerdian, Flandeseko Gobernuak Madrilen daukan Ordezkaritza ofizialak antolatu duen ekitaldian parte hartu dugu EAJko diputatuok. Jakina denez, Belgikako Konstituzioak, nazioarteko tratatuak sinatzeko, kanpo-harremanak mantentzeko eta atzerriko lurraldeetan ordezkaritza ofizialak zabaltzeko baimena ematen die Federazioa osatzen duten erregioei. Habilitazio horretan oinarrituz, Flandeseko Gobernuak hainbat ordezkaritza ireki du, interesgarriak iruditzen zaizkion atzerriko Estatu eta hirietan. Horietako bat, Madrilen dago. Orain urte bi zabaldu zen. 2009ko uztailaren 12an hain zuzen ere.

Azpiazu, Beloki eta hirurok Flandeseko ordezkaria den Yves Wantens-ekin

Harreman estua eta ezin hobea daukagu bertako zuzendaria den Yves Wantens-ekin. Ondo ulertzen gara elkar, neurri batean, Flandeseko abertzaleak eta euskal abertzaleok erronka eta asmo berdin antzekoak ditugulako. Esan beharrekoa dut honen haritik, orain urte bete aurkeztu zitzaidala Wantens, euskal erakundeak ECOFIN-en menpeko lan taldeetan parte hartzeari buruzko akordioa sinatu genuenean, hitzarmenaren edukin zehatza zein zen jakiteko eta eurek ere Belgikan, antzeko zerbait planteatu zezaketen aztertzeko. Ona da beti, Laterri ezberdinetako abertzaleen artean, batek bestearen berri jakitea, leku bateko ideiak eta ekimenak bestean ere aplikagarriak izan daitezkeelako.

(más…)

Read Full Post »

Se atribuye a Habermas una máxima política que, de puro obvia, casi podría formar parte del refranero popular. Dice así: “Las democracias se legitiman por los resultados o por los valores. Cuando hay resultados, los valores pasan a un segundo plano. Pero cuando los resultados fallan, los valores se convierten en la clave”. Si Habermas hubiese asistido a las conversaciones que los partidos políticos han entablado en Euskadi tras las elecciones del 22-M, hubiese descubierto que, al menos en algunos casos, se invocan los valores hasta la saciedad pero, en realidad, solo se toman en consideración si al mismo tiempo se garantizan los resultados.

Un claro ejemplo de lo que digo es la actitud con la que los socialistas vascos han afrontado la gestión de los resultados arrojados por las urnas. En un principio, hicieron causa común con el PP para sostener, junto a ellos, que era preciso suscribir una especie de “pacto global” con el PNV, para impedir que Bildu se hiciese con el mando de las instituciones más relevantes, en aquellos lugares en los que la coalición comandada por los “independientes”, había ganado los comicios, pero sin alcanzar la mayoría absoluta.

(más…)

Read Full Post »

Alexandr Solzhenitsyn fue un científico y escritor ruso al que la contraprovidencia -perdóneseme la licencia lingüística- le situó en la amarga tesitura caminar por este valle de lágrimas justo en la época en la que la experiencia soviética exhibía su semblante más siniestro. Solzhenitsyn nació en Kislovodsk en 1918 -el mismo año en el que Lenin disolvió la Asamblea Constituyente- y murió en Moscú, en agosto de 2008. Los años más fructíferos de su dilatada existencia se desarrollaron, por tanto, tras la alambrada electrificada de quienes proclamaron, ardorosamente, ante el mundo y la historia, el descubrimiento de la fórmula de organización política que iba a poner fin, de modo definitivo e irreversible, a la explotación del hombre por el hombre.

En 1945 fue detenido por delitos de opinión y deportado a un campo de trabajo, donde padeció los horrores del gulag durante más de una década. El cumplimiento de la condena no le liberó de la persecución del régimen soviético porque Solzhenitsyn tenían la manía de pensar por su cuenta y de afrontar la realidad desde parámetros conceptuales distintos a los del materialismo dialéctico. Y eso -huelga decirlo- no estaba bien visto en el Imperio de Stalin. Además, a Solzhenitsyn le gustaba escribir y dejar constancia crítica de sus experiencias y sus reflexiones, en los corrosivos textos que salían de su pluma. Un motivo añadido para que el régimen no le mirase con cariño. De las brutales vivencias que registró en el gélido campo de trabajo al que fue deportado son testimonio elocuente su extensísimo Archipiélago Gulag, una auténtica enciclopedia de la iniquidad, y el relato autobiográfico titulado Un día en la vida de Ivan Denísovich. Por estos y otros escritos, que difícilmente emergían de la férrea clandestinidad a la que la sociedad comunista sometía la literatura disidente, le fue concedido el Premio Nobel en 1970. Pero el hecho de que la repulsiva sociedad burguesa reconociese públicamente su talento literario, fue considerado como una provocativa manifestación contrarrevolucionaria; un delito contra el pueblo. Y el acoso del régimen se intensificó, hasta provocar su deportación.

(más…)

Read Full Post »

Hamairu hilabete igaro dira dagoeneko Belgikako hauteskunde orokorrak izan zirenetik. Hamairu hilabete. Urte bete baino gehiago. Hala ere, denbora-epe luze honetan guztian, ez dira gauza izan belgiarrak itxurazko gobernu-koalizioa egiteko. Eta gobernu berriaren faltaz, behin-behineko gobernuarekin iraun dute gaur arte.

Hauteskundeen irabazleak, Bart De Wever flamenkiar independentziazaleak egin zuen gobernua egituratzeko lehenbiziko ahalegina. Baina bertan behera gelditu zen azkar baino lehen bere saiakera hori. Argi eta garbi esan zuen De Wever-ek, bera Flandes-eko independentziaren aldekoa zen arren, ez zela bere asmoa, gaur-gaurkoz, behintzat, Flandes-i askatasuna emango zion gobernua eratzea. Alabaina, inork ez zuen berarekin gobernuan sartu nahi.

(más…)

Read Full Post »

Insumisos

Ayer se publicó en el BOE la Ley 19/2011, de 5 de julio, por la que pasan a denominarse oficialmente “Araba/Álava”, “Gipuzkoa” y “Bizkaia” las demarcaciones provinciales llamadas anteriormente “Álava”, “Guipúzcoa” y “Vizcaya”. Su Disposición final establece que la norma entrará en vigor “al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado”. Es decir, hoy. A partir de hoy, por tanto, la Ley goza de plena validez y efectos jurídicos. Y vincula a todos los ciudadanos. Eso significa que, todo aquél que persista en la utilización de la grafía anterior, se sitúa al margen de la legalidad; o, visto desde otra perspectiva, incurre en insumisión.

Seguro que serán muchas las instancias públicas y las plataformas comunicativas que, pese al cambio legal, continuarán aferradas a la denominación ya derogada. Y no me cabe duda alguna de que, en más de un caso, lo harán de forma consciente y deliberada; con ánimo de hacer patente su oposición a lo dispuesto en la Ley. Será interesante asistir a los alardes de insumisión de quienes se pasan el día invocando el Estado de Derecho, el imperio de la ley y la subordinación de todos los ciudadanos al ordenamiento jurídico. Invito a los visitantes del blog a otear el horizonte con el fin de detectar los casos que puedan darse. Seguro que aflora más de un caso chocante.

Read Full Post »

¿Y los socialistas?

Esta mañana he ojeado levemente la prensa escrita y me ha llamado la atención el énfasis con el que los titulares cargan sobre Ezker Batua la responsabilidad de la más que previsible designación, esta tarde, de Javier de Andrés (PP) como diputado general de Araba. Más allá de los matices con los que cada medio expresa lo ocurrido, en todas las cabeceras se atribuye a la franquicia vasca de Izquierda Unida la decisión de entregar a los populares la institución foral alavesa. Veámoslo en un breve repaso.

“La militancia de EB -anota El Mundo– aupa al popular Javier de Andrés a diputado general de Alava”. El Correo reseña: “Las bases de Ezker Batua de Alava deciden dar la Diputación al PP”. Sin salir del mismo grupo, El Diario Vasco titula como sigue: “El PP gobernará Alava porque la militancia de EB decido no apoyar al PNV”. Para Deia, “Ezker Batua decide que el PP gobierne la Diputación de Araba”. El País, por su parte, enfatiza: “EB entrega al PP la Diputación de Alava”. El Público lo expresa en términos muy parecidos: “Ezker Batua entregará hoy al PP la Diputación de Alava”. Y el ABC, siempre más complaciente con los populares, encabeza: “Ezker Batua permitirá al PP recuperar la Diputación de Alava”.

(más…)

Read Full Post »

El pasado domingo me detuve unos minutos en la lectura del artículo dominical que Santos Juliá publica -creo que lo hace todas las semanas- en el suplemento de El País. Se titulaba “Bildu en el poder”. Como casi siempre que alude directa o tangencialmente al PNV, los reproches de Juliá se centran, también en este caso, en la formación jeltzale. Se nota demasiado que las siglas no le gustan.

En este caso, convierte al partido en el máximo -o quizás único- responsable de la considerable posición de poder que Bildu ha obtenido en Gipuzkoa y Donostia. El pueblo soberano y sus veredictos, al parecer, no cuentan para nada. He aquí su reflexión:

(más…)

Read Full Post »

Nuevos tiempos

En Euskadi se ha inaugurado un nuevo tiempo. Ese es uno de los sonsonetes que más se escucha últimamente por estos lares vascongados. Nuevo tiempo o, quizás mejor en plural: nuevos tiempos. El maestro Josep Pla, siempre frío, cínico y distante, decía de los nuevos tiempos -de los de su época, evidentemente; siempre hay gente que predica nuevos tiempos- se caracterizaban porque “las cebollas son cada vez mayores, pero cada vez más insípidas”. Lo nuevo siempre resulta fascinante, porque nos abre a lo desconocido. Pero también despierta suspicacias, porque el tránsito no siempre se produce hacia un escenario que pueda ser considerado mejor.  Si todo lo que nos aporta son cebollas más grandes pero más insípidas, parece claro no todo el mundo compartirá lo que pueda tener de fascinante. Como decía Antonio de Guevara “vemos cada día que con lo que uno sana otro enferma, con lo que uno mejora otro empeora, con lo que uno prevalesce otro se oscurece, con lo que uno ríe otro sospira y aun con lo que uno está contento vive otro desesperado”.

El anuncio de lo nuevo ha servido de antesala para la irrupción de la primavera, pero ha cumplido, también, el papel de la sentencia que conduce hacia la siniestra puerta del gulag. Lo nuevo es sinónimo de vida pero también ha sido germen de dolor, sufrimiento y sangre. En sus Historias de Pekín, el norteamericano David Kidd recordaba que cuando el ejército comunista, pomposamente autodenominado “Ejército de Liberación” entró en la ciudad, sus habitantes adoptaron, por pura comodidad, la costumbre de datar los sucesos según que hubieran sucedido en la etapa anterior o en la posterior a la liberación. “Mi propia experiencia -añade- estaba netamente dividida entre esas dos etapas. En tiempos de la pre-liberación enseñaba inglés en la Universidad Nacional de Qinghua, a unos diez kilómetros de Pekín, y tenía una casa en el campus. En tiempos de la post-liberación, no podía dar clases de inglés en ningún sitio y vivía en la casa de la familia de Aimee, en Pekín”. La liberación partió en dos la biografía personal de casi todo el mundo. Era lo nuevo, sí, pero no necesariamente bueno. También en la España de Franco se impuso durante algún tiempo la práctica de computar los años a partir del I Año Triunfal. Y es evidente que no todo el mundo recuerda aquella etapa como un período gozoso. 

Parecen viejas historias, pero hubo gente que las vivió como nuevos tiempos. No es bueno cerrarse a lo nuevo. Pero es peor aún resignarse a que lo nuevo sea manifiestamente peor que lo anterior.

Read Full Post »

“Sí, pero no”, dice Antonio Gutiérrez en un artículo de opinión que vio la luz en el diario El País del pasado 1 de julio. “Sí, pero no”. Afirmación, seguida de negación. O dicho en otros términos: respaldo e inmediato rechazo. Vistas las circunstancias, cualquier mente malvada hubiera tendido a pensar que el ex secretario general de Comisiones Obreras –lo fue, si no me equivoco, nada menos que entre 1987 y 2000- dice que sí a la posibilidad de continuar gozando de las mieles de la presidencia de la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados -de la que no consta que haya dimitido o que vaya a dimitir a corto plazo- pero dice no a los sinsabores que inevitablemente entraña someterse a la disciplina del Grupo Parlamentario Socialista, en el momento en el que este ha de avalar las impopulares medidas de ajuste que la UE ha sugerido al Gobierno de Zapatero para plantar cara a la crisis. Y se hubiese echado a reír recordando, con el refranero que “sopas sin sorber, no puede ser”. Pero Antonio Gutiérrez lleva años ejercitándose en el difícil arte de ubicarse en una posición moralmente superior a la del resto de los mortales y, en su caso, parece posible deglutir el plato de sopa hasta el último fideo, sin perder la compostura ni dar la impresión de que se está incurriendo en una bajeza antiestética y éticamente inasumible. No, él es diferente.

Antonio Gutiérrez ha votado que sí a la convalidación del Real Decreto-Ley que modifica la regulación de la Negociación Colectiva. Es decir, ha hecho exactamente lo mismo que el resto de los diputados del Grupo Socialista, ni más, ni menos. Esto es, seguir puntualmente las instrucciones impartidas por la diputada que marca con los dedos de la mano derecho el sentido del voto que han de emitir todos los componentes de su Grupo en relación con cada una de las iniciativas que se someten al escrutinio de la cámara. Sin embargo, Antonio Gutiérrez dice, ahora, en el artículo citado, que la reforma que entonces apoyó, no le gusta. Y quiere dejar constancia inequívoca de que, si al principio dijo que sí, ahora se afianza en un “rotundo no”. Hasta ahí, nada nuevo. La vida parlamentaria es así. A veces hay que respaldar iniciativas que a uno no le acaban de satisfacer en todo o en parte. No hay político mínimamente relevante, ni parlamentario digno de consideración, que no se haya tenido que comer algún sapo de este tipo a lo largo de su trayectoria como servidor público. Otra cosa es que el no con el que se rectifica el sí inicial no vaya acompañado de una dimisión o de la advertencia de que, en la próxima ocasión, se romperá con la disciplina del Grupo Parlamentario.

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »