Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/08/11

Hace unos días tuve ocasión de conversar -hacía tiempo que no se me presentaba esa oportunidad- con un militante de Esquerra Republicana de Catalunya que ocupó escaño en el Congreso de los Diputados durante la pasada legislatura. Intercambiamos impresiones en torno a la situación política, las tribulaciones del Gobierno central y los desafíos ante los que nos sitúa la crisis economíca. También hablamos de futuro, claro está; de los próximos comicios y de lo que cabía esperar de ellos. De las amabiciones nacionales de Catalunya y Euskadi.

Le vi preocupado por las tensiones internas que agarrotan a su formación política y por el hundimiento que, según las encuentas, experimentan sus expectativas electorales. Parece claro que no están atravesando un buen momento. Ni como organización, ni como proyecto, ni como opción atractiva para el votante. Conviene recordar, con respecto a este último aspecto que, la evolución electoral de ERC durante la última década, ofrece un perfil llamativo. Cuando yo llegué al Congreso, el año 2000, Esquerra sólo tenía un diputado. Era Joan Puigcercós, que se encuadraba en el Grupo Mixto. La inconmensurable ayuda de Aznar, con aquella despiadada campaña que desplegó contra Carod Rovira por el encuentro de Perpignan, hizo que, en las elecciones de 2004, los republicanos catalanes incrementasen notablemente su representación en la cámara baja, pasando de uno a ocho escaños. No falla. Cuanto más feroces son, mayores beneficios reportan a sus destinatarios las campañas mediáticas de desprestigio y criminalización que orquesta la derecha española. Después vino la experiencia del tripartito en Catalunya, con el decisivo papel que ERC desempeñó en su constitución, diseño y actuación. No se puede decir, precisamente, que los votantes premiasen a Esquerra por la decisión de embarcarse en aquél proyecto. En las elecciones generales de 2008, su candidatura perdió cinco de los escaños que controló en la legislatura precedente. Su representación en el Congreso quedó reducida a tres diputados. Y ahora, según parece, los estudios demoscópicos amenazan con la posibildad de regresar, de nuevo, a los niveles del año 2000: un solo diputado. De confirmarse las previsiones de las encuestas, no nos encontraríamos, ciertamente, ante un periplo muy gratificante.

(más…)

Read Full Post »