Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/08/09

1_gd_optDurante la oscura y prolongada noche franquista, los partidos políticos -a excepción de los que el Caudillo unificó, en 1937, para situarlos bajo su supremo mando- hubieron de optar entre el exilio o la clandestinidad. El antipluralismo alcanzó, en esta época, su máxima expresión. Todas las formaciones políticas se encontraban fuera de la ley -tan sólo, insisto, la FET y de las JONS contaba con carta de legitimidad- y el mero hecho de militar en ellos -y no digmos ya participar en sus órganos de dirección- era perseguido por el régimen con especial saña. A donde no llegaba el Código Penal, que criminalizaba sin fisuras todas las expresiones de pluralismo discrepante, alcanzaban las zarpas de la policía política franquista, con sus delicados y civilizados métodos de seducción.

La sombra de esta brutal experiencia, muy poco presentable -ciertamente- en la Europa del Mercado Común, planeó, vergonzantemente, sobre quienes pilotaron la transición, llevándoles a compensar las libertades negadas en el pasado, con el establecimiento de un régimen sobre los partidos políticos que pusiera especial énfasis en su liberalización.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »