Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 julio 2010

Leo en la prensa de hoy que, en una rueda de prensa celebrada ayer, voces autorizadas del socialismo vasco ensalzaban hasta el infinito y más allá el año y pico del Gobierno pepedependiente de López argüyendo que, gracias a su acertada gestión, nunca suficientemente ponderada, se ha logrado “descomprimir el debate identitario, como paso previo para conseguir una sociedad más cohesionada”. ¡Ahí es nada!. Descomprimir -dicen- el debate identitario. Nada menos. Y en la Euskadi de las identidades múltiples y encontradas.

 

La generosa y comprensiva acogida que sus declaraciones reciben últimamente por parte de la mayoría de los medios de comunicación, les está insuflando una sensación de impunidad tal, que quienes formularon esa pomposa frase ni tan siquiera repararon en el significativo detalle de que, hoy, iba a ser publicada junto a la noticia de que el nuevo reclamo turístico del Gobierno vasco, se construirá bajo el lema: “I need Spain/ Necesito España”. ¡Toma descompresión identitaria!

(más…)

Read Full Post »

A mediados de mayo, un conocido sociólogo que ejerce la docencia en la Universidad del País Vasco, me anticipó la primicia: “Ya han concluido -me dijo- el trabajo de campo del Euskobarómetro. El resultado es pavoroso. La valoración del Gobierno vasco sigue estando bajo mínimos. El colosal esfuerzo propagandístico que están llevando a cabo para mejorar su imagen no rinde frutos. Y Están preocupados, claro está”.

Me tomé el comentario con cierta reserva. No siempre que te anticipan acontecimientos prácticamente seguros, acaban cumpliéndose los vaticinios. “¿Cuando se publicará?”, inquirí. “No lo sé”, respondió mi interlocutor. Y añadió: “Pero seguro que lo retrasan algunas semanas, porque tendrán que retocar algunas cosas. No lo van a publicar tal y como está. Sería muy fuerte”.

López y Basagoiti, los artífices del pacto PSE-PP que el 63% de los vascos rechaza explícitamente y sólo respalda el 19%

(más…)

Read Full Post »

Tal día como hoy, nací hace cincuenta años en el corazón de la Bizkaia nuclear; en lo que el profesor Mañaricua definía, en sus memorables clases de Historia del Derecho, como la Bizkaia de los documentos del siglo XI.  No tuve mucho mérito en ello. Mis padres vivían allí. Por otra parte, nunca he compartido la ridícula ufanía de quienes tienden a considerar que la generación a la que uno pertenece sobresale de entre las demás, por el extraordinario talento natural que pretendidamente adorna a sus hijos, y sólo a ellos. No creo, de verdad, que los nacidos en 1960 “seamos los mejores”, tal y como se empeña en repetirme, cada vez que me cruzo con él, un antiguo compañero de pupitre. Yo trato de hacerle ver que, de aquellas desvencijadas aulas escolares que compartimos hace ya varios lustros -donde nos enseñaron la tabla de multiplicar, pero también a entonar Montañas Nevadas con voz impostada y gesto marcial- ha salido de todo: chicos deslumbrantes y grises mediocridades. De las chicas no hablo porque estaban aparte. No se estilaban las aulas mixtas. Y que si eso ocurría en Bermeo, lo más probable es que sucediera algo parecido en el resto del mundo: en Ponferrada, en Boston o en Beijing. Pero pasa el tiempo y, año tras año, compruebo con desánimo que mi esfuerzo es inútil. Se conoce que a mi amigo le resulta estimulante sentirse miembro de una añada digna de mención -como ocurre con las cosechas vinícolas- y sigue, con vehemencia creciente, aprovechando todas las ocasiones que se le presentan para loar las virtudes de la quinta. Hace muy pocos días, tropecé de nuevo con él, e intenté, por enésima vez, abrir sus ojos a la realidad. “Fíjate -le dije- Zapatero, ese hombre abatido cuya estrella vemos declinar estos días, aquí y en Europa, nació en 1960 y pocos se atreverían a decir de él que es el mejor”. “¡Vaya ejemplo que me pones!”, protestó. Pero sin prestar atención a su queja, proseguí: “Y sin embargo, el hombre que jamás se equivoca, el líder único e irrepetible que tras sentar sus reales en el sillón de Ajuria Enea nos ha traído a los vascos al Oasis de concordia que ahora disfrutamos, no es de 1960, sino de 1959. Ya ves -concluí- que no todo lo mejor es del sesenta”.

En ese momento, mi antiguo condiscípulo esbozó una mirada píca y me espetó: “Me estás tomando el pelo, ¿verdad?”.

(más…)

Read Full Post »

El triunfo electoral recientemente cosechado en Bélgica por el independentista flamenco Bart de Wever está dando mucho que hablar en los mentideros políticos. Como se sabe, Bart de Wever encabezaba la lista con la que concurrió a las elecciones generales del pasado mes de junio la Nueva Alianza Flamenca; una formación política que viene a sustituir al disuelto partido Volksunie y que, al igual que  este, profesa un ideario netamente independentista. Los resultado obtenidos en los comicios -el 30% de los sufragios emitidos en Flandes y el 17,4% de los emitidos en el conjunto del Estado- le encumbran a la posición de primera fuerza y sitúan a su líder en la tesitura de tomar la iniciativa de cara a la formación de Gobierno. Y, obviamente, todos los analistas están a la expectativa. ¿Qué tipo de medidas puede adoptar al frente del Gobierno de Bélgica el principal dirigente de un partido independentista flamenco?

Bart de Wever ha querido tranquilizar a los más timoratos -y a los valones, todo hay que decirlo- asegurando que no busca “una revolución”, sino una “suave evolución”. Pero una frase tan ambigua apenas sirve para aquietar un ápice los espíritus más pusilánimes, que siguen aterrados. Porque está bien eso de no promover la “revolución”, pero… ¿hacia dónde conduce la “suave evolución” que se anuncia?  ¿En qué sentido se orientará? ¿Sucederá por fin -se preguntan muchos- la disolución del Estado de Bélgica que tantas veces de ha vaticinado?

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts