Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/08/12

No me consta que, entre 1960 y 1962, el incomparable líder que dirigía con mano diestra los destinos de la reserva espiritual de occidente, lograse capturar algún cachalote en sus escaramuzas estivales por el Golfo de Bizkaia. Y la ausencia de reseñas periodísticas que registren algún lance sobresaliente en la actividad pesquera del caudillo, invita a sospechar que durante estos años no hubo gestas marítimas dignas de mención. Para rato iban a permitir los servicios del Propaganda del régimen que una captura del Azor, susceptible de ser vendida como una proeza deslumbrante del  jefe del Estado, pasase desapercibida ante la opinión pública. Si la prensa calló sobre este punto,  significa que no había de qué hablar.

El cachalote de Franco, depositado junto al carro-varadero del puerto de Bermeo.  A su lado, posan tres niñas del pueblo que se acercaron a curiosear.

Pero el día 12 de agosto de 1963, el pequeño capitán Ahab del Golfo del Cantábrico retomó su brillante trayectoria épica y volvió a medir sus fuerzas con un cachalote de cuarenta toneladas que, obviamente, consiguió reducir, apresar y traer a puerto. En esta ocasión, optó por trasladar su captura a Bermeo. Donostia y su entorno ya habían acogido en años anteriores presas parecidas a aquella y la acción propagandística, para que sea eficaz, debe ampliar y diversificar sus destinatarios.

Bermeo era, a la sazón, el principal puerto de bajura de la península, pero no era un destino turístico al uso. Y, por supuesto, carecía de la colonia veraniega y del aparato institucional y mediático que todos los años se desplazaba a San Sebastián, al calor de las vacaciones de Franco. La flota local se encontraba en alta mar, ocupada en la costera del bonito. La industria conservera trabajaba a todo trapo, preparando, elaborando y enlatando los túnidos que las embarcaciones traían a puerto en plena temporada. Todo el mundo estaba en sus quehaceres. Y en este contexto, la repentina arribada del Azor, con la irrepetible escolta del Almanzor, que remolcaba el cachalote muerto, fue un acontecimiento sorprendente para la mayoría del pueblo. No era habitual que el yate de Franco se decidiese a penetrar en el recinto portuario, y menos aún con un “regalo” semejante. Pero la mar es una fuente inagotable de sorpresas, incluso para los que viven junto a ella y se dedican a explotar sus recursos. Medio siglo atrás -en puridad, ya lo he dicho, medio siglo y un año atrás, el 12 de agosto de 1912- una terrible galerna había sumido al pueblo en el luto y la desesperación. Y ahora -pensaban los bermeanos-…  ahora, esto.

(más…)

Read Full Post »

Hace ya más de dos meses que lo anticipé: en Euskadi huele a elecciones que apesta (Cfr. “Ya huele a elecciones“, publicado en este blog el 6.06.12). Desde entonces, he ironizado en más de una ocasión sobre el paradójico hecho de que Patxi López se dedicara a negar el adelanto electoral, mientras se desgañitaba en actos de precampaña (Cfr., entre otros, “Legalizado Sortu, queda definido el escenario electoral vasco” que vio la luz el 25.06.12, “Sobre el “programa oculto” del PNV que obsesiona a López“, editado el 16.07.12 y “Solo era una pose“, publicado el 26.07.12). El Ejecutivo vasco y sus corifeos lo negaban con firmeza. No era tiempo de elecciones, decían. Pero estaba cantado. Los comicios se iban a convocar para el otoño. No había otra opción. Y así lo ha confirmado, por fin, el propio Patxi López, después haberlo desmentido ciento y un mil veces durante los últimos meses. El 21 de octubre, habrá elecciones. López empezó la legislatura mintiendo -“jamás pactaré con el PP”- y le pone fin de la misma manera: incumpliendo su palabra- “agotaré la legislatura”-. Es lo que hay.

Así comenzó la legislatura que ahora toca a su fin

Una ley universal que rige en todos los regímenes democráticos, postula que, cuando un presidente sabe que no va a continuar en el cargo, tiende a agotar la legislatura hasta el último segundo. Por inercia y porque una nómina -tan sólo una nómina- más para su amplia corte de colaboradores -ministros, consejeros, jefes de gabinete, asesores, altos cargos, presidentes de empresas públicas y de empresas amigas- es oro en paño que nadie puede desperdiciar.

Patxi López sabe perfectamente que no podrá seguir al frente del Ejecutivo vasco. En consecuencia, la ley universal que acabo de citar le resulta perfectamente aplicable. Máxime si se tiene en cuenta que los fracasos electorales que el PSE ha cosechado en las últimas citas con las urnas, han convertido el Gobierno vasco en un inmenso pesebre de ex-cargos de adscripción socialista. Si en algún caso tiene sentido resistir en el puesto para dar sustento a los paniaguados, ese caso es el del gabinete de López. Dejar en la calle a los cientos de socialistas vascos que durante los últimos tres años se han acogido a la beneficencia del Ejecutivo de Vitoria, representará, sin duda, un drama que, a buen seguro, no pasará desapercibido al secretario general del partido.

(más…)

Read Full Post »