Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Personal’ Category

Ez da erraza jakitea Bizkaiko pagadirik zabalena non dagoen. Mendizaleak pentsa dezake Orozko inguruko mendietan dagoela. Edo Urkiola hurbileko aitzetatik barna. Edo Gorbeiaren magaletako basoetan, behar bada. Ba, ez. Bizkaiko pagadirik handiena Enkarterrietan dago. Horrela diote behintzat mendiz mendi dabiltzanentzat prestaturiko gidak. Bizkaiak Burgosekin muga egiten duen puntuan hain zuzen ere. Karrantzako haranetik Balgerri mendira garamatzan bidean, zehatzago esateko.

Udagoieneko hau sasoi egokia da, oso, basotik ibiliz, arboletako osto horituen koloreaz gozatzeko. Daltonikoa ez denaren begientzat, behinik behin, opari ederra da basoek edota arboladun parkeek eskaintzen diguten estanpa koloretsua. Europako erdialdean golden autumn edo urregorrizko udagoiena deitzen diote, urtean-urtean, sasoi honetan basoak hartzen duen margo horixka-marroi-gorritxo ederrari. Nik neuk oso gustokoa dut urregorrizko udagoiena. Eta sasoia heltzen denean, tartea aurkitu nahian nabil beti, mendiko bidea hartu eta bere eskaintza kromatikoari begiratzen denbora igarotzeko.

(más…)

Read Full Post »

Aterrizamos en Varsovia al mediodía del sábado, día 7 de agosto. Todavía se apreciaban en la calle los restos de la fuerte tormenta que la noche previa había azotado la ciudad. En las calles más refractarias al drenaje se acumulaba aún, en inmensos y profundos charcos,  gran parte del agua caída en las fuertes y sucesivas trombas de la víspera. El cielo seguía oscuro pero no amenazaba lluvia. “Ni tan mal”, pensé. En Munich, donde hicimos escala en el trayecto desde Bilbao, llovía copiosamente y hacía frío. El frío centroeuropeo de verano, se entiende. No las gélidas temperaturas del invierno germano.

Junto a la multitud agrupada frente al palacio presidencial

(más…)

Read Full Post »

Tal día como hoy, nací hace cincuenta años en el corazón de la Bizkaia nuclear; en lo que el profesor Mañaricua definía, en sus memorables clases de Historia del Derecho, como la Bizkaia de los documentos del siglo XI.  No tuve mucho mérito en ello. Mis padres vivían allí. Por otra parte, nunca he compartido la ridícula ufanía de quienes tienden a considerar que la generación a la que uno pertenece sobresale de entre las demás, por el extraordinario talento natural que pretendidamente adorna a sus hijos, y sólo a ellos. No creo, de verdad, que los nacidos en 1960 “seamos los mejores”, tal y como se empeña en repetirme, cada vez que me cruzo con él, un antiguo compañero de pupitre. Yo trato de hacerle ver que, de aquellas desvencijadas aulas escolares que compartimos hace ya varios lustros -donde nos enseñaron la tabla de multiplicar, pero también a entonar Montañas Nevadas con voz impostada y gesto marcial- ha salido de todo: chicos deslumbrantes y grises mediocridades. De las chicas no hablo porque estaban aparte. No se estilaban las aulas mixtas. Y que si eso ocurría en Bermeo, lo más probable es que sucediera algo parecido en el resto del mundo: en Ponferrada, en Boston o en Beijing. Pero pasa el tiempo y, año tras año, compruebo con desánimo que mi esfuerzo es inútil. Se conoce que a mi amigo le resulta estimulante sentirse miembro de una añada digna de mención -como ocurre con las cosechas vinícolas- y sigue, con vehemencia creciente, aprovechando todas las ocasiones que se le presentan para loar las virtudes de la quinta. Hace muy pocos días, tropecé de nuevo con él, e intenté, por enésima vez, abrir sus ojos a la realidad. “Fíjate -le dije- Zapatero, ese hombre abatido cuya estrella vemos declinar estos días, aquí y en Europa, nació en 1960 y pocos se atreverían a decir de él que es el mejor”. “¡Vaya ejemplo que me pones!”, protestó. Pero sin prestar atención a su queja, proseguí: “Y sin embargo, el hombre que jamás se equivoca, el líder único e irrepetible que tras sentar sus reales en el sillón de Ajuria Enea nos ha traído a los vascos al Oasis de concordia que ahora disfrutamos, no es de 1960, sino de 1959. Ya ves -concluí- que no todo lo mejor es del sesenta”.

En ese momento, mi antiguo condiscípulo esbozó una mirada píca y me espetó: “Me estás tomando el pelo, ¿verdad?”.

(más…)

Read Full Post »

Mundu guztiko herriek ospatzen dute era batera edo betera, eguzki-aroaren jaia. Negukoa eta udakoa, noski. Duela astebete batzuk, Peru-tik ibili nintzenean, lurralde hartako kultura tradizionaletan eguzkiari ematen zaion garrantzia baieztatu nuen zuzen-zuzenean. Garai bateko Incak, eguzkiaren seme-alabatzat zeukaten euren burua. Eta harrez gero, eguzkia, bertako kultura, ohitura, sineskera eta sineskerien bizkar-hezurrean dago. Txanponari berari ere “sol” deitzen diote peruarrek. Machu Picchu-n, bertan, galeria berezi bat dago, eguzkiaren tenploa deitzen dena. Galeria horrek leiho bat dauka. Eta leiho hori, ekainaren 21eko goizaldeko lehen eguzki-izpiek esparruaren erdia bete-betean argitzeko diseinatuta dago. Eta horrela gertatzen da urtean-urtean udako solstiziaren egunean. Magikoa dirudi, bai, baina magia baino, XV mendeko Inca-k astronomiaren sekretuak nola menderatzen zituzten erakusten duen jakingarria da.

Gastelugatxeko San Juan, gaur goizaldeko argazkian

Euskal Herrian ere udako eguzki-aroa sineskera asko eta askoren ituruburu izan da. Euskal ohitura-zaharrek, mitologiak eta ipuin-tradizioak, ekital eta istorio anitz jasotzen dute solstizioaren inguruan. Gehienak, noski kristautasunaren jantzia hartu dute eta ekainaren 21ean baino, 24an ospatzen dira; San Juan egunean, jakina. Baina oraindik ez dute galdu osoan, garai baten izan zuten kristautasunaren aurreko itxura.

Gastelugatxe inguruko euskaldunentzat, udako solstizioa, San Juan-en bertan ospatzen da. San Juan suak biztutearena ohitura sustraitua da eskualde guztian. Baina 24ko lehen izpiak, San Juan-en bertan, Gastelugatxeko aitz mordoaren tontorrean, ikusi behar dira. Indar magikoa hartzen dute izpi horiek, Gaztelugatxen ikusiz gero. Machu Picchu-n eguzkiaren tenploan hartzen dutenaren parekoa.

Akex eta Matxitxakoko muturra, Gastelugatxeko eskaileretatik, gaur goizean

Aurten, bertan izan naiz. Bezperan, iluntzean, Madrildik bueltatu, eta San Juan eguneko goiz partean, goizaldeko bostak eta erdietarako Urizarretan nengoen jadanik, argazkiak hartuaz, aparteko mementuaz gozatzeko. Gero, ermitara hurbildu naiz, noski. Goizeko lehen meza, seirak eta erdietakoa, jendez ganezka zegoen. Nire moduan, beste asko eta asko ere -bermeotarrak gehienak, noski- urteko mementu bakar horretaz gozatu nahi izan dute. Sensatzio berezia da, benetan, San Juan egunaren goizaldean, Gaztelugatxen, eguzkiaren lehen izpiak ikustearena. Naturarekin bat egitera eramaten zaitu.

Read Full Post »

Gaur, eliza eta baselizetako ibilbide ezagunaren XI edizioa burutu dugu Bermeon. Eta urtero bezala, kirolak eta jaiak bat egin dute herriko kaleetan eta basoetan barna.Urte batzuetatik hona, jakina denez, bi aldaera ditu ibilbide honek: luzea eta betikoa. Lehenbizikoa, sasoiko ibiltari sendoentzat asmatua da. Berrogeita zazpi kilometro dauzka. Ez da makala trotea. Betikoa, berriz, mendigoizale arruntentzat diseinatuta dago. Hogeita hamar kilometro dauzkala dio informazio ofizialak, baina txori batek esan dit hogeita hamalaura ere heltzen dela. Ibiltariak ez uxatzeko ezkutatzen omen da ibilbidearen benetako luzeera.

San Migeleko baselizaren ondoan Hilario eta Mirelur-ekin

Nik betikora jo dut, jakina. Arratsalde luzeak Diputatuen Kongresuko eskainoan jesarrita igaro beharra izaten duenarentzat, nahikoa da, eta soberan ere badago, hogeita hamar kilometrotik gorako martxari ekitea.

Luzekoak, goizeko zazpiretan batu dira Taraskaren plazan. Betiko martxakook, berriz, zortziretan.  Ordu normalagoa igande baterako. Eta kanpaia jotzen hasi denerako, gogotsu ekin diogu ibilteari, harik eta goiz osoa oinez ibili ostean, plaza berdinera bueltatu garen arte.

(más…)

Read Full Post »

No es posible hacer una radiografía completa de un país sobre la base de las impresiones recogidas en una visita de pocos días. Pero tampoco es necesario profundizar demasiado en la idiosincrasia de una sociedad para darse cuenta de que, por su íntima vinculación con la condición humana, hay problemas que son universales. Uno de ellos es, sin duda, el de la corrupción pública, que se manifiesta en todas partes, aunque no siempre con la misma intensidad ni con el mismo ropaje formal.

Poco antes de partir hacia Marruecos, visualicé en televisión el contenido de un DVD que hace un mes adquirí, por cinco euros, en la sección de ofertas de un gran centro comercial de Bilbao. Se trata de una obra cinematográfica dirigida por el ruso-americano Robert Rossen que, en 1949 -año en el que fue rodada- obtuvo de la Academia de Hollywood nada menos que tres oscar: a la mejor película, al mejor actor -Broderick Crawford- y a la mejor actriz de reparto -Mercedes Mc Cambridge-. Aunque el filme original se titula All the King´s men -claro antecedente de All the President´s men, la conocida película sobre el caso Watergate que fue producida casi un cuarto de siglo después- fue traducida al castellano con el ridículo rótulo de El político.

(más…)

Read Full Post »

Al mediodía de hoy, Pedro Azpiazu y yo hemos conseguido incorporarnos a un pequeño grupo de jóvenes arquitectos que visitaba las obras de la torre de Iberdrola. El edificio es espectacular. Desde un punto de vista constructivo, el trabajo afronta los retos propios de los edificios de su envergadura: la cimentación, las grúas, los ascensores de obra, las instalaciones mecánicas y eléctricas, la seguridad, etcétera. Todo ello resulta impactante para el lego y de sumo interés para el entendido. Y aunque para los gustos se hicieron los colores, la enhiesta verticalidad del edificio -en torno a los 170 metros de altura- que emerge desde la trama urbana de Bilbao para mirar de tú a tú a los cerros y montañas que abrazan al bocho, me parece todo un acierto estético.

La torre constituye un hito en la historia urbanística de Bilbao y una referencia constructiva para toda Euskadi; no en vano es el edificio más alto del territorio vasco.

(más…)

Read Full Post »

En la cumbre del Ganekogorta, la niebla lo ocultaba todo

Esta mañana, Bilbao ha amanecido triste y oscuro. Sobre el suelo mojado por la lluvia de la noche, caía un sirimiri tan tenue, que apenas conseguía impedir que se secasen las esquinas de las calles. Todo invitaba a quedarse en casa. Pero la vida moderna ya nos aparta lo suficiente del aire libre como para despreciar las posibilidades que nos ofrecen los fines de semana para contactar con la naturaleza. Ayer, un vecino me anunció que iba a dedicar la jornada matutina de hoy a repetir el ascenso al Ganekogorta de la semana pasada, para comparar la diferencia entre el paisaje nevado que imperaba entonces con el que reina tras la desaparición de las últimas manchas blancas que salpicaban el monte.

(más…)

Read Full Post »

Gazteak ginenean, euskal kostaldeko gure txokoan, Bermeon, lantzean behin baino ez zuen elurrik egiten. Hotz handia egiten zuenean bakar-bakarrik ikusten genituen elurrezko mordo zuriak goitik behera erortzen. Kalean, baina, nekez hartzen zuen gorputza noiz-behinkako elur horrek. Berehala urtzen zen. Itsasertzeko ezaugarri klimatologikoa ei da hori. Inguruko mendietan, ordea, zertxobait gehiago irauten zuen. Horrelakoetan, institutuko gazteok mendi-txangoak antolatu ohi genituen, elurra zegoen lekura inguratu eta plastikozko boltsen gainean jesarrita, zirriztaka goitik behera jolasten aritzeko. Eskiak eta zer ziren, inortxok ere ez zekien orduan Bermeon. Telebistan ikusten ziren aberatsen kontuak bakarrik.

Mañutik antenaruntzko bidetik, itxura berezi hau ikusten zitzaion, gaur, Ogoñori

(más…)

Read Full Post »

Hoy, Pagasarri ha sido una fiesta. Desde primeras horas de la mañana, hombres, mujeres y niños de toda edad y condición, se daban cita en los habituales lugares de encuentro, para ir abocando las sinuosas pistas que permiten acceder a la cumbre del promontorio desde su flanco norte.

En el Pagasarri, momentos antes de iniciar la ascensión al Ganeko

Ayer por la tarde, la nieve se hizo patente en las zonas más altas de Bilbao. Sobre las nueve de la noche, pasé, en coche, junto a mi hijo Alex, por el alto de Santo Domingo, y llegamos a Begoña con el coche cubierto por el blanco de los copos.  Todo apuntaba hacia un fin de semana de crestas nevadas y carreteras cortadas. El frío era intenso y el cielo había estado cubierto durante todo el día. No se veía una sola estrella. Y por si la impresión del lego no fuera suficiente, los pronósticos del tiempo ratificaban su saber empírico: El sábado, las bajas temperaturas iban a hacer que la cota de nieve descendiese hasta los cien metros. Los amigos de la montaña se frotaban las manos.

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »