Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Antonio Basagoiti’

Chulo y Cordero fueron dos bueyes bizkainos que obtuvieron grandes triunfos en las pruebas de arrastre de piedra que se organizaron en Euskadi en los albores de los años ochenta. Decían los entendidos que, más allá de su capacidad de arrastre -que, por supuesto, era notable- destacaban por la destreza con la que eran capaces de coordinarse para tirar limpiamente en la misma dirección; sin apenas requiebros o espasmos laterales.

La milimétrica identidad con la que los socialistas y los populares acostumbran a tirar del carro cuando se trata de alertar a los ciudadanos de Euskadi sobre los peligros que encerraría un hipotético triunfo electoral del nacionalismo vasco, me recuerda a la pareja de bueyes que tantos éxitos cosechó por los carrejos de Euskadi.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Patxi López es el único político del mundo que hace campaña electoral sin elecciones. Lo suyo es un caso inaudito, sin parangón conocido en el orbe político global. Cuanto más insiste en que no adelantará los comicios, más tiempo y esfuerzo dedica a vender su candidatura y a denostar las restantes.

Esta es la fotografía que aupó a López a Ajuria Enea y de la que ahora se quiere olvidar.

Si su trayectoria fuese desconocida, sería, ciertamente, un caso a estudiar. Pero ya no puede engañar a nadie. Sus trapacerías son demasiado conocidas. La estrategia de decir una cosa, mientras prepara la contraria, es la misma que utilizó en la campaña electoral de 2009, cuando prometía solemnemente que “jamás” pactaría con el PP, mientras trabajaba soterradamente el pacto de hierro que le uniría a Basagoiti durante tres largos años. La experiencia demuestra que, cuando promete algo, hace lo contrario.

(más…)

Read Full Post »

Obras son amores -reza el refrán- y no buenas razones. En las últimas semanas, Patxi López nos ha atiborrado de razones para explicar la conveniencia de agotar la legislatura. Pero sus obras, que son las que realmente importan, le delatan. Es tan frenética la campaña promocional en la que está sumido, que su promesa de no adelantar las elecciones carece de la más mínima credibilidad. Diga lo que diga López, todo el mundo intuye en Euskadi que nos convocará a las urnas más pronto que tarde.

El problema es que, con la que está cayendo, cada día que prolongue su mandato -agotado ya, y tocado de muerte- constituye una dramática pérdida de tiempo de cara al empeño de afrontar con rigor los retos a los que ha de enfrentarse la sociedad vasca. Si el tiempo es oro, según el conocido adagio inglés, se transforma en platino de la máxima pureza cuando se trata de afrontar una crisis profunda que requiere respuestas rápidas y decididas. A Zapatero se le reprocha, sobre todo, la tardanza con la que empezó a asumir la crisis y reaccionar contra ella. Los juegos semánticos iniciales -no estábamos ante una crisis sino ante una simple desaceleración- y la cargante demagogia posterior -¿quién no le recuerda afirmando que mientras él se encontrase al frente del Gobierno no se iba a producir un solo recorte en los derechos sociales?- le hicieron perder un tiempo muy valioso que a la postre ha resultado ser fatalmente irrecuperable. Confío en que, dentro de unos años, no tengamos que lamentarnos, también, por el precioso tiempo que López perdió, jugueteando irresponsablemente con una campaña electoral no reconocida, que sabía, de antemano, que no le iba a permitir recuperar el crédito que, pese a las intensivas campañas publicitarias y la servil complicidad de los medios de comunicación, ha perdido durante los tres últimos años.

En cualquier caso, parece claro que, mientras el Lehendakari se entretiene mirándose a un espejo trucado que le oculta, descaradamente, su minoría parlamentaria y su incapacidad para gobernar, el escenario electoral vasco se ha ido prefigurando con bastante nitidez.

(más…)

Read Full Post »

Un grupo de empresarios vascos me contó en una ocasión que el día 2 de marzo de 2009 se trasladaron a Madrid con el propósito de participar en una reunión de negocios. La víspera se habían celebrado en Euskadi las elecciones autonómicas de las que salió el Gobierno vasco actual. Todos los titulares de prensa se hacían eco de los resultados arrojados por las urnas y, en un inusitado alarde de independencia e ìmparcialidad, alguna cabecera destacaba con singular énfasis el hecho de que dichos resultados permitían, por fin, desalojar al PNV de las instituciones autonómicas y constituir un Gobierno alternativo, apoyado exclusivamente en los escaños del PSE y del PP.

En el trayecto hacia Madrid, los empresarios vascos discutieron ampliamente sobre si el PSE iba a ser capaz de embarcarse en semejante aventura. Era el tema de la jornada. A la mayoría de ellos le parecía imposible que, tras una campaña centrada en cantar las bondades del pacto entre diferentes y en negar apodícticamente la hipótesis de un pacto con los populares vascos, el PSE fuera a optar por aquella estrategia. Había opiniones discrepantes, es cierto; perola percepción de la mayoría era la expresada. En cualquier caso, todos dudaban. Ninguno de ellos se atrevía a vaticinar con certeza y de un modo terminante lo que iba a suceder.

Sin embargo, cuando llegaron a su destino descubrieron con sorpresa que entre sus interlocutorios madrileños nadie dudaba. Ni uno sólo de los empresarios con los que se reunieron en la Villa y Corte pensaba que, con aquellos resultados en la mano, fuera posible que López y Basagoiti no se fundieran en un abrazo patriótico para desplazar a los nacionalistas vascos y formar un gobierno de signo españolista. Veían claro que no había otra opción. A su juicio, la opinión pública española no iba a tolerar que se desaprovechase aquella oportunidad histórica para arrinconar al nacionalismo vasco y encarrilar la política vasca por la senda del constitucionalismo esencialista. Es más, estaban absolutamente seguros de que si los socialistas se resistían a pactar con el PP, iban a ser severamente sancionados por el electorado español. No iban a correr ese riesgo.

Los hechos dieron la razón a los empresarios madrileños y puso en evidencia la excesiva buena fe de los vascos. En cuestión de días, el engranaje pactista se puso en marcha y el acuerdo fue un hecho. Así nació la era López-Basagoiti.

(más…)

Read Full Post »

Acabamos de asistir a la enésima representación teatral de la cadena de desencuentros que jalonan la relación entre López y Basagoiti. Nunca antes se había visto a dos personas tan unidas riñendo tanto. En el primer día -en aquella gloriosa jornada en la que firmaron el pacto de acumulación de fuerzas españolistas que puso a López en Ajuria Enea- todo fueron besos y abrazos; sonrisas y promesas. Pero desde entonces, todo han sido codazos y pisotones cruzados; codazos y pisotones que, sin embargo, no les han impedido continuar caminando juntos durante tres largos años.

Ahora dice Basagoiti que López no mira a Euskadi sino a Madrid; que no ejerce de lehendakari de los vascos, sino de sargento zapador al servicio de Rubalcaba. Y es cierto. Lleva razón: López mira solícito a Madrid. A sus superiores de Ferraz. A la espera de órdenes para desplegar en Euskadi las estrategia políticas diseñadas en la Villa y Corte. Lo que no dice Basagoiti es que él hace lo mismo. También mira solícito a Madrid. A sus superiores de Génova. Y porque ambos miran a Madrid, la estrategia de gobierno que han compartido no ha estado centrada en dar satisfacción a los deseos y aspiraciones de los ciudadanos vascos, sino en responder al plan diseñado en la capital de España para atar en corto a Euskadi.

Pero también López tiene razón cuando acusa a Basagoiti de “hacer seguidismo” de las políticas de Rajoy. Claro que lo hace. ¿En qué consiste su misión más que en legitimar y aplicar en Euskadi las pautas políticas emandas de Génova? Pero López -que en esto, insisto, tiene toda la razón- oculta el hecho de que también él “hace seguidismo”. No de Rajoy, evidentemente, sino de los líderes del PSOE: antes de Zapatero y ahora de Rubalcaba. De hecho, sus lamentos  y protestas por los ataques al autogobierno vasco y al Estado del bienestar han dado comienzo justo en el momento en el que Zapatero ha sido apeado de la presidencia del Gobierno español. Los famosos recortes sociales del 10 de mayo de 2010, no provocaron una sola queja de López. Ni una sola. Y las vulneraciones competenciales que provocaron los reales decretos-leyes que el Gobierno de Zapatero pactó con el PP para reformar el sistema financiero, tampoco suscitaron inquietud alguna en el Gobierno que preside. La Generalitat examinó detenidamente aquellas normas y acordó recurrir una de ellas. López, mientras tanto, disimulaba mirando para otro lado. Sólo ahora, al final de su mandato, se le ha encendido la furia resistente.

(más…)

Read Full Post »

No soy habitual de Los Simpson. Nunca me ha gustado el transfondo cínico que encierran sus historietas, en las que se deslizan mensajes insolidarios y desconsiderados en contra de la familia, la amistad o las personas mayores. Observo, sin embargo, que la serie goza de un extraordinario éxito entre los jóvenes. Mis hijos la siguen con notable interés. Homer, según me cuentan ellos, es un personaje estrafalario e intelectualmente limitado, que tiene el cerebro atravesado por un lápiz de punta afilada que un día penetró por sus fosas nasales y quedó atrapado entre los arrecifes neuronales. Afectado, como está, por la presión que el lápiz ejerce sobre su masa cerebral, a Homer le falta superar una asignatura para poner fin a sus estudios universitarios y  hacerse con el título correspondiente. Pero nunca encuentra, al parecer, ocasión propicia para ponerse manos a la obra y rematar la tarea. Y aquella asignatura pendiente sigue, pese al transcurso del tiempo, manchando de modo patente su expediente académico.

El curriculum de Homer Simpson adquirió notoriedad ayer con ocasión de la amable salutación que Basagoiti dirigió a Patxi López al presentar al presidente de Extremadura, José Antonio Monago, en un desayuno informativo celebrado en Bilbao. “No tiene fama de muy laborioso”, constató, en clara referencia al inquilino de Ajuria Enea. Y a renglón seguido añadió: “Tiene menos estudios que Homer Simpson. Que no dé lecciones”.

(más…)

Read Full Post »

Al mediodía de hoy, he conectado la televisión para husmear un poco en los informativos. Es el vicio de los políticos. Casi todas las cadenas hacían recuento de los actos matutinos que han conformado la campaña electoral en Andalucía y Asturias. En la comunidad bética, el tándem Rajoy-Arenas competía con la pareja Rubalcaba-Griñán. Aquellos pedían a los andaluces que se incorporasen de una vez al tren del cambio que lidera Rajoy. Estos, por su parte, les advertían de que los logros sociales acumulados durante 30 años de gobiernos socialistas, se puede ir al traste si las urnas dan el triunfo a los populares. El contraste era palpable. Se enfrentaban la ilusión y el miedo. El cambio como esperanza frente al cambio como amenaza.

López comparte galardón, en Tineo (Asturias), con el líder vasco de la misma "derecha irresponsable" que hoy denostó en un mitin en el Principado.

En el Principado, todo era un poco más austero y contenido. Como toca a una comunidad cantábrica. La candidata popular, Mercedes Fernández, se presentaba arropada por María Dolores de Cospedal. Y el aspirante socialista, Javier Fernandez, llevaba como padrino a Patxi López. Entre ambos, pugnaba por abrirse un hueco el actual presidente de la comunidad, Alvarez-Cascos.

Me ha llamado la atención -es un decir- el corte de imagen y voz que la mayoría de las emisoras han seleccionado del discurso de López en Asturias. Se trata de un corte en el que se ve y escucha al inquilino de Ajuria Enea afirmando que “estas elecciones ponen de manifiesto la irresponsabilidad de la derecha y son una oportunidad para la izquierda que los socialistas no vamos a aprovechar”. Sí, han leído bien. Hablaba de la irresponsabilidad de la derecha. De la misma derecha que le ha aupado a la Lehendakaritza –sin su apoyo, jamás hubiese llegado a presidir el Gobierno vasco- y le ha mantenido lealmente en ese cargo durante los últimos tres años. De esa derecha a la que le debe todo lo que es desde el punto de visto político e institucional. Al escucharle, he sentido la tentación de darle la razón. Efectivamente, esa derecha que López denuesta es una “irresponsable”. Ante todo y sobre todo, porque le puso a él al frente del Ejecutivo vasco. ¿Alguien se puede imaginar un acto más irresponsable?

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »