Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 octubre 2011

Rubalcaba ha dicho recientemente que, si gana las elecciones -es un suponer-, incorporará a la ley la necesidad de observar, con carácter inexorable, el principio “un político, un sueldo”. De manera que quien se encuentre en el desmpeño de alguna función política, no pueda percibir más retribuciones que las asignadas al cargo público que ocupe. Se trata de una propuesta muy loable, que se encuentra en plena sintonía con estos tiempos de austeridad pública que nos están tocando vivir. Lo que no se acaba de entender es que proceda precisamente de él. Cuando negociamos, recientemente, la reforma del de la Ley Electoral y del Reglamento del Congreso de los Diputados con objeto de ajustar el estatuto personal de los parlamentarios, el Grupo vasco propuso obligar a todos los electos de la cámara a elegir entre el escaño o el despacho. Aducíamos, para ello, razones de ética y de eficacia. Las primeras no requieren explicación. Las segunda son fáciles de comprender si se tiene en cuenta que el diputado que complete su salario con emolumentos procedentes de otras instancias, públicas o privadas, acabará desatendiendo la función representativa parlamentaria que tiene encomendada y prestando más atención a los trabajos por los que recibe el segundo sueldo que a las labores que le corresponden como electo.

Pues bien, nuestra propuesta embarrancó, porque le pusieron proa el PSOE y el PP. Así de claro. Las causa de su oposición son conocidas: en ambas formaciones hay electos a los que el partido les pone un sueldo distinto al que les corresponde en función del cargo público que desempeñan. Es decir, ni en el PSOE ni en el PP se viene observando el principio “un político, un sueldo”.

Pero aún hay más. Durante el año 2011 el Congreso ha debatido en dos ocasiones el estatuto de los ex-presidentes de Gobierno, con motivo de sendas iniciativas que planteaban la supresión de la pensión vitalicia que tienen legalmente asignada -el 80% del salario que percibieran en el momento del cese-  en el supuesto de que sus beneficiarios percibiesen otros emolumentos. Hay que recordar a este respecto que, hoy por hoy, esta pensión es compatible con la percepción de cualquier otro tipo de remuneración, pública o privada. Y que, de hecho, los ex-presidentes más conocidos, González y Aznar, la compatibilizan con la participación en consejos de administración de compañías privadas que retribuyen generosamente a sus cargos. No se trataba de privarles de la pensión, sino de forzales a optar: o van de lobbistas o ejercen de ex-presidentes. Pero ambas cosas a la vez, no puede ser.

Las iniciativas no prosperaron, evidentemente. Ni tan siquiera fueron tomadas en consideración. ¿Saben quienes se opusieron? El PSOE y el PP. Los dos. Ninguno de los dos creía en la plena aplicación del principio: “un político, un sueldo”. De ahí que sorprenda la propuesta de Rubalcaba.

Anuncios

Read Full Post »

Esta mañana hemos presentado en público la candidatura de EAJ-PNV a las próximas elecciones generales. El acto ha tenido lugar en el palacio Euskalduna de Bilbao. Al llegar a casa, he sabido que los socialistas vascos han hecho lo propio en algún otro lugar de Euskadi. Y que el mensaje central que su máximo líder, Patxi López, ha lanzado en el discurso de presentación es -¡tomen nota, por favor!- que votar al PNV equivale a votar al PP. He tenido que leer la declaración por escrito para asegurarme de que era verdad. No podía dar crédito a lo que oía. Patxi López, el hombre que se lo debe todo al PP, acusando a los demás de proximidad a los populares. Es inaudito. Al escucharlo, me ha venido a la mente la imagen de la soga y el ahorcado. ¿Cómo puede él -precisamente él- meterse en semejante jardín?

López es el único socialista del Estado español que preside una comunidad autónoma con el apoyo del PP. El único. No hay otro caso igual, ni probablemente lo habrá en mucho tiempo. Y esa es la nota distintiva que sirve para identificar a López en el orbe político. Todo el mundo sabe que López jamás hubiera llegade a ser Lehendakari sin el apoyo del PP. Fue él quien, empujado por la ambición, depositó en manos de Basagoiti la llave de poner y quitar lehendakaris. Que se echó en sus brazos, vamos. Se vendió al mejor postor. Egiguren fue claro y explícito cuando dijo aquello de: “Esta vez venimos con la determinación de gobernar a cualquier precio. Y como sólo el PP nos permite hacerlo, nos aliamos a él y punto”. Todo el mundo sabe, igualmente, que López no hubiera sido capaz de mantenerse en Ajuria Enea durante los dos últimos años y medio, si el PP no le hubiera prestado el fiel apoyo que le ha dispensado durante este tiempo en el Parlamento vasco. Y, en fin, todo el mundo sabe, también que, a cambio de mantenerse en el poder, Patxi López se ha ido plegando punto por punto a las exigencias que le ponía el PP en casi todos los ámbitos de la acción política reservados al Gobierno vasco: política de símbolos, política lingüística, renuncia a la reforma estatutaria, recortes en las políticas de integración social, etc. Que un hombre con semejante biografía política tenga el rostro endosar a otros la imagen de asimilado al PP, entra de lleno en el terreno del sarcasmo. ¿Quién le habrá asesorado para meter la pata de esa manera?

Si López cree, de verdad, que el PP representa algo tan abominable que no es lícito entablar el más mínimo entendimiento con él, lo primero que tiene que hacer es presentarse cuanto antes en el Parlamento vasco -hoy mejor que mañana- y exigir a Basagoiti, claro y alto, que deje de apoyarle. ¿Lo hará? No lo creo. Pues, mientras no de ese paso, su credibilidad es nula. Y le guste o no le guste, pasará a la historia como el primero y el único presidente autonómico socialista que gobernó gracias al PP. Una costra que le acompañará el resto de sus días.

Read Full Post »

Esta mañana he mantenido una interesante conversación telefónica con un amigo gipuzkoano que últimamente ha militado en Hamaikabat.  En el marco de la conversación, que ha versado íntegramente sobre asuntos políticos, le he preguntado -era inevitable- por la opinión que le merece la gestión que Bildu está llevando a cabo al frente de las instituciones. “Desastrosa”, me ha respondido de inmediato. “Casi cinco meses después de las elecciones -ha añadido- siguen ocultándose tras el manido pretexto de que todavía se lo están pensando, para no tomar decisiones, ni hacer algo distinto a lo que viene impuesto por la inercia. Es lamentable. Un auténtico escándalo”.

Le he respondido que mi impresión es muy parecida a la suya. Cuando los candidatos de la coalición accedieron a las instituciones para las que recibieron el respaldo de las urnas, nadie sabía si iban a ponerlo todo patas arriba o, por el contrario, se iban a acomodar a la situación, poniendo de manifiesto que tras su enfático discurso sobre la renovación y el cambio, no se ocultaba, en el fondo, más que el ya conocido “quítate tú para que me ponga yo”. Pero lo cierto es que, pasa el tiempo, y no hay manera de saber cual de los dos opciones prevalece; no hay manera de adivinar si EA ha conseguido “moderar”, como anunciaba, la pulsión rupturista de los independientes, o estos han decidido ya imponer su mayoría y se debaten ahora sobre la manera más efectiva de hacerlo, sin que los presuntos “moderadores” opongan la más mínima resistencia.

(más…)

Read Full Post »

Durante la segunda parte de la legislatura que acaba de finalizar, he publicado varias entradas dando cuenta de las cifras en las que se reflejan los apoyos y rechazos que las iniciativas normativas tramitadas en el Congreso de los Diputados, han recibido por parte de los diferentes grupos parlamentarios (sirva como ejemplo, el post titulado “Las cuentas parlamentarias de 2010 y las expectativas para 2011”, publicado el 2.01.11). Creo que, en general, los datos que he sacado a la luz -directamente extraídos de los registros oficiales de la cámara- han servido para romper tópicos. Han puesto de manifiesto, de modo claro e incuestionable, que algunos de los partidos que se han vendido a sí mismos como como la más cerril oposición a Zapatero, se encuentran, curiosamente, entre los que más intensamente han avalado sus propuestas normativas en las Cortes Generales. Y han puesto en evidencia, igualmente, que los que la opiniòn publicada ha elevado a la categoría de “sostén” de Zapatero, no siempre destacan en los apoyos prestados a sus iniciativas. Sin embargo, ningún medio de comunicación se han hecho eco de ellos. La verdad, estadísticamente verificable, no interesa a nadie. Es mejor aferrarse a las “verdades” fabricadas a través de los titulares y ocultar todo lo que no encaja en el molde previamente fabricado. 

En esta ocasión, aporto la estadística correspondiente a 2011 -la que recoge las votaciones celebradas en el Congreso de los Diputados entre los meses de enero y septiembre de este año- y el cuadro general del conjunto de la legislatura. Ahí están las cifras. Su interpretación es libre, obviamente, siempre que se lleve a cabo sin quiebra de las pautas razonabales que deben guiar la hermenéutica.

(más…)

Read Full Post »

Rebuscando entre viejos -y no tan viejos- papeles, he encontrado el cartel que una organización juvenil de la izquierda abertzale difundió, con fruición, por todo lo largo y ancho de las tierras vascas, durante las semanas previas a las elecciones generales del 12 de marzo de 2000. Se trata de un cartel que, obviamente, hace votos por la abstención. Eran -recuérdese- tiempos de boicot. Los supremos gestores de la ortodoxia nacionalista exigían ignorar aquellos comicios y plantarse ante ellos. Participar en unas elecciones convocadas para cubrir las Cortes Generales de España era, para ellos, un pecado de lesa patria para un nacionalista vasco; la mayor y más grave infracción en la que un abertzale podía incurrir para con su nación.

Jugando con el sarcasmo, el cartel hacía un llamamiento a todos los españoles para que participasen en sus elecciones. En las elecciones de los españoles. En unas elecciones en las que bajo ningún concepto deberían participar las formaciones políticas de inspiración nacionalista vasca. “ESPAÑOLES -decía con letras mayúsculas el mensaje central del anverso- A VOTAR”. Y renglón seguido añadía: “ARRIBA ESPAÑA, ARRIBA FRANCO, VIVA LA CONSTITUCIÓN”. En la parte superior, una banda compuesta por fotografías en blanco y negro, reproducía, de izquierda a derecha, un retrato en blanco y negro de Almunia -que fue, recuérdese, el candidato del PSOE en aquellos comicios- Iturgaitz, Arzalluz, Aznar y Mayor Oreja.

(más…)

Read Full Post »

« Newer Posts